Disfruta de los beneficios de la doble limpieza facial

Vamos a platicar de un tema que a mí verdaderamente me encanta: la limpieza facial, pero en este caso no es cualquier tipo de limpieza, si no la DOBLE LIMPIEZA, y sí, es que es impresionante cómo el cuidado de la piel va evolucionando para ofrecernos increíbles beneficios. Como sabes, la limpieza del rostro es […]

Vamos a platicar de un tema que a mí verdaderamente me encanta: la limpieza facial, pero en este caso no es cualquier tipo de limpieza, si no la DOBLE LIMPIEZA, y sí, es que es impresionante cómo el cuidado de la piel va evolucionando para ofrecernos increíbles beneficios.

Como sabes, la limpieza del rostro es primordial desde que somos chiquitas, ¿recuerdas a Mamá diciéndote que lavaras tu carita al despertar, al regresar de la escuela o después de jugar con tus amiguitas? Exacto, es algo que ya es parte de nuestra vida, pero OJO como ya estamos más grandecitas nuestra rutina de limpieza diaria ya debe de cambiar (obviamente) y es que, aunque no lo creas, hacerlo de manera correcta nos ayudará muchísimo a lucir hermosas y radiantes junto con el paso de los años. ¿Me acompañas para contarte cómo funciona?

La doble limpieza es una práctica de belleza asiática (principalmente por las coreanas y japonesas) ellas son reconocidas en el mundo por su piel PER FEC TA, sin imperfecciones y sin arrugas! Pero obviamente esto, además de genética, también tiene que ver con su constancia súper estricta en su rutina de belleza que consiste en LIMPIAR CORRECTAMENTE LA PIEL. La doble limpieza consiste (como su nombre lo dice) en dos pasos:

El primer paso es utilizar un limpiador a base de aceite para eliminar impurezas, incluyendo maquillaje, protector solar, sebo y contaminación. En este caso te recomiendo algunas opciones de acuerdo a tu tipo de piel:  La Loción Matificante de Pure Menthe con fórmula bifásica que te ayudará a matificar tu rostro (piel mixta a grasa), el Agua Micelar 2 en 1 de Pure Algue que elimina el maquillaje de larga duración y purifica la piel (piel normal a mixta),  la Leche Desmaquillante Alisante de Pure Calendula que elimina las impurezas y al mismo tiempo alisa la piel (piel madura) o el Aceite Desmaquillante Calmante que no tiene efecto graso y además elimina el maquillaje de rostro, ojos y labios sin irritarlos (piel sensible).

mujer joven impiando su rostro con un pad

Para el segundo paso es fundamental utilizar un limpiador a base de agua que te ayudará a eliminar a fondo aquellas impurezas como el polvo, el sudor, y los restos que pudo haber dejado el primer limpiador.

 

Es importante seleccionar un limpiador que sea efectivo, pero que al mismo tiempo respete la barrera natural de tu piel para evitar irritaciones y mantener la piel hidratada, para esto te recomiendo: El Gel Limpiador Purificante de Pure Menthe que elimina las impurezas de la piel, el  Gel Limpiador Ultra Frescor de Pure Algue que limpia, oxigena y refresca la piel o la Crema Facial Desmaquillante Calmante de Pure Camomille que limpia el rostro sin resecarlo gracias a su textura cremosa enriquecida con Mazanilla.

mujer lavando su rostro

Y recuerda…la doble limpieza es para todos los tipos de piel, elige los que vayan de acuerdo contigo y recuerda lavar tu carita dos veces al día, una en la mañana y otra en la noche, comienza a ser constante, no te tomará ni 5 minutos. ¡Consiéntete!

 

mujer cuidando su rostro

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *